El sarro es una acumulación de saliva, restos de comida y bacterias que se adhieren de forma endurecida sobre nuestros dientes y encías. Se conoce como sarro, tártaro o cálculo dental a la mineralización de la conocida placa bacteriana.

Una buena higiene bucodental diaria puede evitar esta acumulación progresiva. En el caso de que se acumule durante un periodo más o menos prolongado de tiempo, esta suele endurecerse.  Aunque en un principio suele ser de un color blancuzco, puede llegar a adquirir una tinción amarillenta, verdosa e incluso marrón, dando como resultado problemas como el mal aliento, la caída de los dientes y la gingivitis.

¿Cómo afecta el sarro a la salud bucodental?

El sarro acumulado puede traer diferentes consecuencias más o menos graves a nivel de salud. Generalmente, la presencia de sarro suele estar directamente relacionada con una mayor frecuencia en aparición de infecciones bucales  y un mayor nivel de gravedad de estas.

  • Caries: la acumulación de la placa bacteriana alrededor de las piezas dentales es la principal causante de las temidas caries. Esto se debe a que las bacterias van deteriorando el tejido dental. En los casos más graves, estas pueden llegar hasta la raíz del diente.
  • Enfermedades periodontales: las patologías periodontales mantienen una relación directa con la acumulación de sarro. En primer lugar, si no se procede a eliminar el tártaro, es posible la aparición de gingivitis, que de no ser tratada es posible que esta derive en una periodontitis.
  • Estética: además de las patologías anteriormente mencionadas, el sarro suele ir acompañado de un empeoramiento de la estética dental debido a que los dientes suelen desgastarse,  perder su color natural y presentar manchas antietéticas.

Más vale prevenir que curar…

Debido a que el sarro en los dientes suele ir acompañado de otras patologías, la mejor herramienta para luchar contra él es la prevención. Siguiendo unas simples pautas de higiene bucodental es posible reducir la aparición de sarro.

  1. Cepíllate después de cada comida: con el fin de evitar la mineralización, es importante cepillarse los dientes después de cada comida.
  2. Usa hilo dental: el hilo puede ser un gran aliado para llegar a zonas donde el cepillo no lo hace.
  3. Acaba con un enjuague bucal: el colutorio bucal suele ser un cierre ideal para nuestro ritual de limpieza bucodental.

Eliminación del sarro

Una vez se ha solidificado la placa bacteriana, no es posible eliminarla mediante un cepillado común. En este caso desde nuestra clínica dental en Benalmádena te recomendamos acudir a tu dentista de confianza.  El tratamiento para eliminar el sarro es la limpieza dental, también conocida como tartrectomía.

La tartrectomía es indolora y no requiere que el paciente sea anestesiado, ni siquiera con anestesia local. Con ella, se elimina el sarro acumulado en la superficie dental. En el caso de que se haya acumulado sarro en los tejidos blancos próximos al diente, habrá que recurrir a un raspado, también llamado curetaje.

En nuestra Clínica Dental Medyclinic disfrutarás del mejor precio en el tratamiento de  limpieza dental. Llámanos y solicita tu cita hoy mismo.

Sarro acumulado, deriva en dientes afectados. ¡Conoce como eliminarlo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *